La Historia del Edificio

Las Clementinas fue construido en 1930 por Clementina Herrera y su hija Clementina Jaén, propietaria de una prestigiosa joyería. El edificio descansa sobre la muralla original de la ciudad, construida por los españoles en el siglo XVIII para defenderse de los ataques, para ser desmontada durante los florecientes años 1850 para ampliar la ciudad.

Luego que la joyería de Doña Clementina se mudó, el espacio comercial de planta baja (ahora el Café & Bar) fue arrendado a la Policía Nacional, cuya estación cercana conocida como “La Secreta” (La Policía Secreta) adquirió protagonismo durante la dictadura.

El jardín que se encuentra inmediatamente detrás del edificio le fue vendido a Arias Ramón Feraud por el gobierno, a finales de siglo, con la restricción expresa de que el lote nunca sería usado para otra cosa que no fuera “un jardín para la conservación y el embellecimiento de la ciudad. ” Y perdurará…